Seguimos enviando. GRATIS a partir de 20€. Seguimos enviando. GRATIS a partir de 20€.

Blog

3 lugares escondidos de Barcelona para disfrutar de San Valentín

3 lugares escondidos de Barcelona para disfrutar de San Valentín

Es el día de San Valentín. La fecha en la que Cupido se coloca en la nube y empieza a lanzar flechas. Lo que está claro es que es la excusa perfecta, estés o no in love, para dejarte llevar por el sentimiento de amor generalizado y darte un paseo, como lo voy a hacer yo, por algunos de los rincones ocultos de Barcelona. Lugares que suelen pasar desapercibidos para la mayoría o que no están en la primera página de las guías turísticas. Llenos de encanto pueden ser las dianas perfectas para que Cupido apunte con su arco. Allá voy: 


¿Quieres planificar una cita especial? Si estás por el barrio de Gràcia acércate a la calle Carolinas 24. Allí está uno de mis edificios favoritos y la primera obra maestra de Antonio Gaudí. Es la increíble Casa Vicens. ¡Prepara tu cámara! Porque entrar en ella es hacerlo en un mundo desbordante de imaginación. Está repleta de policromías, toques orientales, baldosas de colores pintadas al óleo y formas imposibles. Estar en su interior es toda una experiencia. Hazte con un par de entradas y no olvides una foto en sus tejados. ¡Double tap garantizado! 

 

@6na_na16

Si me preguntas que te recomiende un lugar oculto en la ciudad, al aire libre, con vistas y con ese toque de love is in the air...  ese es el parque del Laberinto de Horta. Y es además de ser el jardín más antiguo de la ciudad y de esconder un laberinto de cipreses, es el mejor ejemplo en Barcelona de jardín romántico. Si estás enamorado… ¡tienes que visitarlo en San Valentín!

 

@adoha_travel

Si te digo el “rinconet”... te estoy dando la pista del lugar más romántico de Barcelona. Muchos afirman que lo es por lo complicado que es llegar hasta él. Se trata de la bonita plaza Sant Gaietá lleeena de baldosas rojas. ¡El color del amor por excelencia! Es una plaza llena de encanto que nunca te la cruzarás de manera fortuita. Se encuentra en Sarrià y para acceder a ella tienes que pasar por un callejón que está detrás del Mercado de Sarrià. Búscala y disfruta de la sorpresa. 


Después de este paseo… solo me queda ponerle la guinda al día. Abrir mi botella de BORN ROSÉ, dejarme caer en el sofá y brindar por más días como estos. Cupido… ¡nos vemos el año que viene!